Los comienzos del modo 7: F-zero

Cuando aparecio en escena Super Nintendo, Nintendo para demostrar la fuerza de alguna de las rutinas tecnicas que incorporaba creo la demo tecnica de un juego de carreras futuristas que corrian a gran velocidad. Así nacio F-Zero.

f-zero

Ese juego usuaba el mítico modo 7, que posteriormente sería usado profusamente (en algunos juegos muy famosos como Super Mario Kart o la serie Final Fantasy)  y se convertiría en santo y seña del cerebro de la bestia.

F-Zero era un juego sencillo pero con una jugabilidad potente, gracias a las virtudes del modo 7 nos ponia a los mandos de aeronaves capaces de alcanzar cerca de 1000 Km/h, lo que unido a unos circuitos arriesgados con díficiles curvas de 90 grados llenos de obstáculos.

F-Zero y la velocidad extrema

Dividido en varias copas con circuitos en diferentes planetas cada uno tenia diferentes características, desde recorridos afectados por grandes vientos hasta algunos donde tendremos que vigilar los bordes de para no caer al vació con algún choque con otras aereonaves.
La velocidad extrema era el santo y seña de F-Zero
F-zero es un juego vertiginoso, la velocidad era la protagonista y provocaba situaciones de extrema tensión en las carreras con naves «dobladas» (con vueltas perdidas) que aparecían siempre en el momento más inoportuno y que en el rifirrafe podemos sufrir algún choque que nos sacase de la carrera. Además como olvidar algunos atajos realmente arriesgados que llegaban a exprimir al máximo la habilidad del jugador.

Algunos de los personajes del juego se hicieron realmente míticos dentro del universo Nintendo. Captain Falcon es el protagonista del juego y uno de los caracteres más queridos de la serie Super Smash Bros gracias a su velocidad, sus poderosos ataques y un carisma sin parangón. También podíamos elegir a Samurai Goroh, Dr. Steward y Pico. Cada nave poseía sus propias caracteristicas como aceleración, velocidad punta o manejabilidad. Siendo la más equilibrada la nave de Goroh junto con la de Falcon.

Fue un éxito inmediato que acompaño a la salida de Super Nintendo en todo el mundo, allá por los comienzos de los noventa y que junto a Pilotwings o Super Mario World introdujeron a todos los aficionados de Nintendo en una nueva y apasionante era: la de los 16 bits.

Articulos interesantes sobre F-Zero

El comic de F-zero

La música de F-zero a lo 8-bit